Vuelta a la Normalidad…¿o no?

clip_image002

Aquí va la Segunda Entrega de nuestro cuento, en la que Yogui (¡Me!), comienza su Gran Aventura…

¡Espero que la disfrutéis!

YOGUI: Los Orígenes de los Canes

II) Vuelta a la normalidad…¿o no?

¡Hey!¡Guau! El que está narrando soy yo, Yogui…

clip_image004

Sí, así es, el de la pata torcida… Como sabréis, acababa de regresar de una gran casa en la que habíamos celebrado el fenómeno de la vuelta al mundo de alguien llamado Lorenzo…

Pues bien, después de unos fantásticos días extra, ahora tendría que retomar mi rutina diaria… Ya sabéis, esa de comer, jugar, dormir… ¡Qué aburrido! Afortunadamente, tengo algún pasatiempo extra como hablar con vosotros, amigos perros, y compartir mis aventuras con vosotros, congéneres… Así que, después de hacer la cama y organizar mis cosas y juguetes, dónde antes estaban, le pedí a papi que me devolviera mi PC y él aceptó… Pero me dijo que antes tendríamos que dar un paseo… Yo salí encantado de poder volverme a reunir con mis can-pañeros, con que me puse mi collar, le di a papá la correa, y salimos a dar una vuelta…

Cuando llegamos al “Parque del Círculo de Piedra”, mis amigos Tommy y Otto fueron a recibirme… Yo les conté como había ido todo, y después, me puse a correr con ellos… Pero de pronto, llegó Loli…

clip_image006

Así que yo, muy educadamente, fui a saludarla…

-¡Eh, guau, pimpollo, princesa, mi amor, ven a saludar a tu amado Yoguetón…! ¡Loli, Lolita! ¿Cómo está mi Lola preferida…?- dije yo, pero ella, como se puede apreciar en la foto, puso una cara bastante triste, y, no sé que mosca le habría picado, que le oí murmurar “¡Horror, ahí llega el paticorto!”.

– ¡Princesa, Loli, ya echaba de menos tu figura, bombón! ¡Eres… como una tempestad que ensombrece la luz blanca, quiero decir… como una luz blanca que ilumina la tempestad! ¡Sabes que estamos hechos el uno para el otro!. ¡Guau! ¿Te has echado una colonia nueva, chuchería?

-Primero, mi nombre,¡es Lola!, ¡no Loli!, Lola… Segundo, deja de decir cursiladas… ¡Y tercero , no se te ocurra volver a compararme contigo, pequeño microbio…

– Pero, Loli, querida mía… No te vayas, por favor… Sabes que hablo en serio… Mi corazón no será feliz hasta que me aceptes… – supliqué yo, muy cortésmente…

– ¡Largo!- dijo ella, que parecía muy enfadada…

-Pero, Loli…

-¡Lola! ¡Lola! No lo olvides…- dijo insistiendo en que dejase el término amoroso con el que la identificaba…

clip_image008-¡Tola!- exclamé yo…

¡Tola, no! ¡Mi nombre es Lo…!- pero no pude oírla terminar la frase, pues fui corriendo cuán guepardo a ver a mi queridísima Tola, que llegaba en ese instante…e…

-¡Tola! ¡Adorada Tola! ¡Pedazo de pastel! ¡Ya añoraba tus labios de caramelo!…- grité, extasiado…

clip_image010-¡¡¡Yogui!!!- entonces me di cuenta de que ese ladrido, procedía de la garganta de mi querida Loli… Con la que hacía un momento estaba conversando… Así que fui a verla para arreglar las cosas… Pero la muy infiel, ya estaba “tonteando” con un perro grandullón que se llama Coco, pero que no es ni la mitad de listo ni de guapo que yo…

clip_image012

-¡Loli, ya estoy aquí!- grité con la idea de que Loli me escuchase y dejase de besar a Coco…

-¡Oh, sí, sí, Yogui!- comenzó, apartándose de Coco…- Bueno, con que dices que estás enamorado de mí… ¿No es así?

-¡Oh, sí, sí! ¡por supuesto! ¡Lo de Tola…fue una simple atracción, nada más! ¡Pero seré un buen marido! ¡Soy muy fuerte! ¡Puedo defenderte de cualquiera que te amenace!- presumí, yo, con razón…

-¿Dices que cualquiera? Je, je… Me lo has puesto bandeja de chocolate… Ja, ja… Si consigues vencer a Látigo, el fiero y peligroso perro vagabundo que ya ha matado a más de un animal, podrás amargarme la existencia todo lo que quieras…

-Supongo que querrías decir “amarme en tu existencia”, y no “amargarme la existencia”, claro, guau…¡Acepto encantado! ¡Ya verá ese Lácteo! ¡Lo voy a dejar para el arrastre jo jo!- dije yo encantado del gran reto…

-Has de saber -dijo Loli- que a ese perro lo llaman Látigo porque su utiliza su gran cola como un verdadero látigo, y es capaz de dejarte malherido… No es la primera vez que lo hace…

-¡Yo no le tengo miedo! -dije yo, siempre valiente… ¡Me voy ahora mismo! ¡Ya verás, mi Loli…! -y eché a correr, aunque al poco rato volví, a preguntarle dónde estaba el tal Lácteo… Loli no pareció molestarse…

-Lo encontrarás en los Barrios Bajos… Aunque es un perro errante, es ahí dónde suele estar… ¡Ah!, y, otra cosa, Látigo, siempre lleva consigo un palo, largo palo puntiagudo, con el que, desgarra… Quiero que me traigas ese palo como prueba de que lo has vencido… Te aseguro que todos te aclamarán como si fueras un héroe, y lograrás triunfar, y yo te daré mi “pata”… (Los bipes dicen “mano”.)

– ¡De acuerdo, princesa, y gracias! -y eché a correr como un rayo, recto hacia el horizonte, implacable, directo hacia la aventura, sin mirar jamás hacia atrás…clip_image014

Bueno, aunque un poco miré, porque me pareció oír murmurar a Loli algo verdaderamente ofensivo… Algo así como…

“Bueno, y ahora que ese paticorto se ha ido, ¿continuamos con lo nuestro?”, para acto seguido inclinar el morro hacia Coco… A pesar de que éste, dudoso, dijo:

“Pero, ¿estás segura de que no le ocurrirá nada malo?”, y ella contestó:

“Tranquilo, ese cenutrio, insecto cobarde, no se enfrentaría a Látigo ni en sueños”, y algo dijo también, de que al menos me tendría entretenido un rato buscando largos palos puntiagudos…

Esto hizo que aún me entristeciese más… Pues yo quería ser algo en la vida, demostrar que soy algo más que un perro con la pata torcida… Así que no hice caso de los gritos de mi bipe al ver que me marchaba, y seguí corriendo… ¡Ya vería Lola cuando le trajese el palo del perro, y si era preciso, ¡su piel!

Pero, desgraciadamente…

Esto es humillante pero lo voy a contar…

Me perdí.

clip_image016Podéis ver mi cara de preocupación y de tristeza cuando me di cuenta… Porque, ¿Qué iba a decir a Lola cuando volviese en brazos de mi amo y con una marca en el trasero por haberme escapado? Eso… ¡si es que regresaba!

Podéis ver mi cara de preocupación y tristeza, como ya he dicho, en esta foto:

¡No! ¡Esa no es! Perdón… Es esta…

clip_image018

¡Estaba todo muy oscuro, y no sabía regresar…!

Pero, de pronto, vi una sombra… Parecía de un perro, y le intenté pedir ayuda… Pero, cuando me vio, la sombra se dio la vuelta, ¡y se avalanzó sobre mí!

¡Llevaba un palo en la boca…!

¡HORROR!

CONTINUARÁ

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: